lunes, 28 de enero de 2013

ORGULLOSA DE MI AMIGA MARIE

 Ayer fui a la casa de unas grandes amigas.
 Grandes y buenas amigas.
  Después de estar toda la tarde habla que te hablarás, la hermana mayor (casi cuarentona) se despide.
 _ Pero ¿a dónde vas?.
 _ Jobá, ya te lo dije, al albergue, a darles la cena.
 Mi amiga, mi gran amiga, es tan buena, tan generosa que cada noche se va al albergue a darles la cena a la gente más necesitada, a parte de ayudar cada fin de semana...
 Ella vende muñequitas que hace y lo que gana lo regala (por cierto preciosas), ella es médico, ella es tipazo, ella es guapa, pero ella es BUENA, y yo me siento tan orgullosa de ser su amiga que os la tenía que presentar.
 Mi amiga Marie, lo hace todo desinteresadamente, nunca la oyes quejarse por nada, jamás habla mal de nadie ( y eso que se lo pongo a tiro), la llamas a las tres de la mañana porque el bebé tiene mocos y te atiende con sonrisas.
 Amiga Marie, que orgullo es tener una amiga como tú.

1 comentario:

  1. ¡Santa Marie!, qué buena persona y cuánta falta hace gente así.

    ResponderEliminar