domingo, 27 de octubre de 2013

CURRITO DE LA CRUZ

 Ya perdí la cuenta del tiempo que llevamos con nuestro café mañanero. Pero no sé, quizás diez años. Si puede ser. Diez añitos tranquilamente.
 Y qué bien nos lo pasamos. Nos reímos todo el tiempo.
 Pero este último año nos pasó algo que no doy crédito. Un señor viene a nuestro café.
 Ya.
 No sé cómo empezó todo. Fue poco a poco, sigilosamente, y nos atrapó como moscas a un pastel.
 Yo tampoco me lo creo.
 Nuestro café sagrado, al que no damos paso ni a nuestra propia familia, a la que ni las íntimas amigas se atreven a venir porque saben que no son bien recibidas... de repente un hombre con el que apenas teníamos contacto se sienta cada mañana.
 Y lo peor de todo. Nos gusta., me refiero a que nos lo pasamos bien con él, y cuando no viene lo echamos de menos.
 Ufff, Marifé de Triana, que para mi entender es la más repugnantita, se le ven los empastes cuando él está. Jo, le cae bien.
 Juanita Reina que es... uff cómo es.... cuando no viene se pregunta por qué.
 La Chelito... que si es salado, que que raro que hoy no venga...
 Y yo. Yo no doy crédito.
 Nuestro café sagrado invadido por un intruso, salado pero un intruso a fin y al cabo.
 Lo malo es que ahora que ya pertenece al grupo no sé cómo llamarlo...¿Currito de la Cruz?.
 Si me gusta.
 CURRITO DE LA CRUZ.

2 comentarios:

  1. pues menos mal que no le llamasteis el ruisñor de las cumbres o algo asi Pobre hombre

    ResponderEliminar